Coronavirus podría desencadenar un auge en las clases en línea

¿Una solución permanente o una herramienta de respuesta a la crisis causada por el COVID-19?

Compartir Facebook Twitter Linkedin

El coronavirus conocido como COVID-19 es una emergencia de salud pública. Con ramificaciones económicas y sociales en China y en todo el mundo. Aunque los impactos en los negocios están bien documentados, la educación también se enfrenta a la mayor perturbación de la historia reciente.

Las instituciones están respondiendo a las prohibiciones y cuarentenas de viaje con un cambio hacia los cursos en línea. La crisis del coronavirus puede desencadenar un auge de la educación en línea o, al menos, prepararnos mejor para la próxima emergencia.

La educación interrumpida

Coronavirus

Hasta 180 millones de estudiantes chinos -de primaria, secundaria y terciaria- están confinados en sus casas o no pueden viajar. En China, el semestre de primavera estaba originalmente programado para comenzar el 17 de febrero, pero ahora ha sido pospuesto indefinidamente. En respuesta al coronavirus, las instituciones chinas están intentando cambiar a la educación en línea en una escala masiva.

Los efectos del coronavirus también se están sintiendo más cerca de casa. La educación superior australiana depende cada vez más de un flujo constante de estudiantes chinos. Pero el gobierno australiano ha restringido los viajes desde China hasta por lo menos el 29 de febrero. En el momento de redactar este informe, miles de estudiantes siguen en el limbo.

En consecuencia, instituciones de educación superior están tratando de aumentar su capacidad en línea para impartir cursos a los estudiantes. Algunas universidades -y algunas partes de ellas- están mejor preparadas que otras. Si bien todas las universidades utilizan en cierta medida sistemas de gestión del aprendizaje en línea y tecnología de videoconferencia, no hay normas obligatorias para la educación en línea.

Esto hace que haya una gran variedad entre las instituciones e incluso entre los cursos individuales en cuanto al grado de digitalización de los mismos. Para empeorar las cosas, no todo el personal está familiarizado con la enseñanza a distancia o mixta (o se siente positivo al respecto).

¿Despegará alguna vez la tecnología de la educación?

La tecnología educativa ha luchado históricamente con la adopción a gran escala y se ha escrito mucho sobre los ciclos de auge y caída de la industria de la tecnología educativa. Incluso puede ser legítimo preguntarse si la adopción ya es un objetivo para muchos en la industria.

Sin embargo, las visiones de adopción masiva siguen siendo lo que impulsa la dinámica volátil de la financiación de la tecnología de educación. En última instancia, los inversores esperan que una innovación sea utilizada, en algún momento del futuro próximo, por un gran número de estudiantes y profesores.

¿Es el coronavirus un “cisne negro” para los cursos en línea?

En 2014 Michael Trucano, especialista del Banco Mundial en políticas de educación y tecnología, describió la importancia de los “puntos de inflexión” para impulsar la tecnología educativa en la corriente principal.

Trucano sugirió que las epidemias (habló de la epidemia de SARS de 2003, pero el argumento se aplica a COVID-19) podrían ser “cisnes negros”. El término se toma prestado del pensador estadounidense Nassim Nicholas Taleb, que lo utiliza para describir acontecimientos imprevistos con profundas consecuencias.

Durante el brote de SARS, según Trucano, China se vio obligada a impulsar formas alternativas de educación a distancia. Esto condujo a focos de usos más profundos y transformadores de las herramientas en línea, al menos temporalmente. Los efectos a largo plazo aún no están claros.

El panorama actual de la educación digital mundial sugiere que COVID-19 puede dar lugar a capacidades más sólidas en regiones con suficientes recursos, conectividad e infraestructura. Sin embargo, también es probable que exponga deficiencias crónicas en comunidades menos preparadas, lo que exacerbaría las brechas preexistentes.

Los inversionistas parecen ver en esto un momento que podría transformar todo tipo de actividad en línea en toda la región. Las acciones de las empresas que cotizan en la bolsa de Hong Kong vinculadas a los juegos en línea, los servicios médicos digitales, el trabajo a distancia y la educación a distancia se han disparado en los últimos días.

Desventaja en línea

Además de la complejidad, los estudiantes no siempre acogen con agrado la educación digital, y las investigaciones demuestran que es menos probable que abandonen los estudios cuando se les enseña con métodos “tradicionales” cara a cara.

De hecho, los estudios sobre la eficacia de las “escuelas virtuales” han arrojado resultados dispares. Un estudio reciente centrado en los Estados Unidos recomendó que se restringieran las escuelas virtuales hasta que se comprendieran mejor las razones de su escaso rendimiento.

Los estudiantes también pueden oponerse al aprendizaje en línea porque lo perciben como un intento furtivo de obligar a la educación a que se les meta por la garganta.

Esto puede ser lo que ocurrió recientemente cuando DingTalk, una gran aplicación de mensajería china, lanzó clases electrónicas para escuelas afectadas por la emergencia del coronavirus. Los estudiantes descontentos vieron amenazadas sus vacaciones forzadas y le dieron a la aplicación una mala calificación en las tiendas en línea en un intento de sacarla de los resultados de la búsqueda.

Quizás esta última historia no debería tomarse demasiado en serio, pero destaca la importancia de las respuestas emocionales en los intentos de ampliar la escala de una tecnología educativa.

¿Una solución permanente o una herramienta de respuesta a la crisis?

Coronavirus

La importancia de la educación a distancia en un mundo cada vez más incierto de epidemias mundiales y otros trastornos dramáticos (como las guerras y las crisis relacionadas con el clima) es indudable. Los llamados “países en desarrollo” (incluidas las grandes regiones rurales de las florecientes economías de la India y China) pueden beneficiarse en gran medida de ella, ya que puede ayudar a superar las situaciones de emergencia y a hacer frente a la escasez crónica de maestros.

Sin embargo, una vez que pase la crisis actual, ¿volverán las cosas a la “normalidad”? ¿O asistiremos a un aumento sostenido de la adopción generalizada de la enseñanza en línea?

La respuesta no es en absoluto obvia. Tomemos el caso de Australia, por ejemplo. Incluso si suponemos que la emergencia de COVID-19 provocará algún cambio permanente en la forma en que las universidades australianas más preparadas digitalmente se relacionan con los estudiantes chinos, no está claro cómo será el cambio.

¿Veremos más cursos en línea y un mercado creciente para la educación a distancia de estilo occidental en Asia? ¿Es esto lo que realmente quieren los estudiantes chinos (incluso los que saben de tecnología)? ¿Es esto lo que necesita la economía china?

Alternativamente, tal vez, la crisis podría conducir a un sistema de respuesta más sólido. Las universidades podrían desarrollar la capacidad de moverse rápidamente en línea cuando lo necesiten. Luego volver a la normalidad una vez que las cosas se “normalicen”. En un mundo en el que las emergencias globales se parecen cada vez más a la norma.

Sin embargo en vTutor seguimos mejorando nuestra oferta de cursos en linea, estas [email protected] para dar el salto hacia los cursos en linea? Comienza hoy mismo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requerido están marcados *